El libro del mes (febrero): «Antología poética, Manuel y Antonio Machado»

El libro del mes (febrero): «Antología poética, Manuel y Antonio Machado»

Reconozco que hacía años que no le daba una oportunidad a la poesía. Esa literatura a medio camino entre canción y novela que no siempre es para todos los públicos y edades. Esa capacidad de abstracción de la propia semántica para poder interiorizar lo que se trata de explicar, o, mejor dicho, de cantar. Porque sí, toda poesía tiene parte de melodía.

Sin embargo, coincidiendo con el 81.º aniversario de la muerte en el exilio de uno de nuestros poetas más célebres, Antonio Machado, he deciidido darle un pulso a los fantasmas del pasado y redescubrir esta literatura de versos a través del simbolismo. Al contrario de lo que pudiera parecer a simple vista, la editorial Cátedra acerca tanto al lector a la poesía de los hermanos Machado que hasta te llega a meter en la piel histórica de aquel tiempo. Una recopilación de los éxitos de los Machado, en especial de los de Antonio, que son fáciles de entender no solo gracias a los poemas en sí, sino a la explicación que se aporta de cada uno.

 

MANUEL:

Decadente como el otoño, febril en estética aunque añejo y quebradizo por dentro. Con cantos a la noche canalla y pecados carnales insanos, Manuel nos transporta a un espíritu melancólico y amante de la vida lujuriosa.

 

«La hoja seca,

vagamente

indolente,

roza el suelo.

Nada sé,

nada quiero,

nada espero.

Nada…»

 

ANTONIO:

Poeta más hondo y grave que el anterior. Recela de la bohemia para abrazar el simbolismo de la vida a través de la naturaleza. Lluvia de nostalgia y melancolía. Antonio sabe reflejar con una belleza sinigual el paso del tiempo a través de elementos como el agua o los chopos. Léxico sensitivo sensorial que te susurra dulcemente y te catapulta para siempre en un momento en el tiempo. Por algo lo interpretó Joan Manuel Serrat.

Merecido poeta del modernismo, generación del 98, qué pensaría tu hermano al encontrarte en Francia.

 

«Y cuando llegue el día del último viaje,

y esté al partir la nave que nunca ha de tornar,

me encontraréis a bordo ligero de equipaje,

casi desnudo, como los hijos de la mar.»

 

Gran tibieza la tuya al contar las inmensidades de la vida con enorme hondura.

Historias que nunca me atrevería a relatar.

3 Comentarios
  • Luis Sáez Martínez
    Publicado a las 17:29h, 15 marzo Responder

    Me ha gustado mucho esta. comparación entre un tipo de poesía y otra. Son completamentes diferentes, una anuncia profundidad, futuro, vida, eso es Antonio Machado, y otra relata vejez, apatia, muerte. Por ello, Antonio aposto por modernizar España, ponerla al dia, apostó por la Rpublica, Manuel no

  • María del Mar Genovard
    Publicado a las 19:49h, 12 abril Responder

    Sencilla y hermosa así es la poesía, quien sabe valorarla sabe apreciar la belleza de las palabras, sean alegres o desgarradoras siempre transmiten pasión. Es la magia de la composición y el juego de palabras que forman melodías susurradas con rabia, ternura o desolación.

    • Mari Luz Sáez Cano
      Publicado a las 19:52h, 12 abril Responder

      ¡Gracias por tu comentario, Mar! 🙂 Así es, la poesía tiene un lenguaje diferente al cotidiano que es capaz de contar grandes cosas con los más mínimos detalles.

Deja un comentario