El libro del mes: La sombra del viento (Carlos Ruiz Zafón)

El libro del mes: La sombra del viento (Carlos Ruiz Zafón)

Sientes el viento cristalino que cicatriza la mirada al recorrer las primeras líneas de esta obra y empiezas a caminar por un sendero de sombras que solo la Barcelona de los años 30 podría formar. Sigues adelante, formando surcos por las palabras que se quedan atrás y reconoces paisajes que en otro tiempo marcaron recuerdos para la memoria.

«El aliento helado de la tormenta arrastraba un velo gris que enmascaraba el contorno espectral de palacetes y caserones enterrados en la niebla.»

La avenida del Tibidabo, la plaza Real, la basílica de Santa María del Mar… y reconoces en los ojos de Daniel Sempere, el protagonista, una época convulsa que no solo dejó tras de sí almas enterradas, sino historias silenciadas para el fin de los días.

 

De esta forma, Carlos Ruiz Zafón nos va adentrando (o enterrando) en el Cementerio de los Libros, el núcleo principal entorno al cual se desvela la vida de personajes como Isaac, Fermín, Julián Carax y Penélope Aldaya, entre otros, que nos atrapa en una historia amarrada en varias épocas. Todo ello escondiendo historias conectadas entre sí en un relato de corte costumbrista, camuflado de misterio, romance y novela histórica enclavado entre el Modernismo y la Guerra Civil española.

«En aquellos años robados, el fin de la infancia, como la Renfe, llegaba cuando llegaba.»

Curiosamente, además, la trama ensalza un valor por la lectura a lo largo de su línea argumental en la que, desde el inicio, el libro es el centro y misterio por el cual se desencadena esta novela.

De padre a hijo. Historias atrapadas en la Barcelona de los años 30.

Una joya narrativa de una calidad literaria sublime que ensalza al autor no solo como uno de los mejores novelistas del mundo, sino como un perfecto artífice de la prosa capaz de recrear el lenguaje propio característico de una época. En pocas palabras, una obra literaria de las que ya no quedan y que Carlos Ruiz Zafón se ha llevado para el recuerdo de su memoria.

«Él solía decir que existimos mientras alguien nos recuerda.»

El alma de Zafón, por siempre, quedará plasmada en sus  historias.

Sin comentarios

Deja un comentario